Centro del Tercer Mundo para Manejo de Agua

Projects

Precio del Agua y Participación Pública-Privada en el Sector Hidráulico

Uno de los temas más controvertidos en el tema del manejo de los recursos hídricos en los últimos años ha sido la participación del sector privado en la prestación de servicios de agua potable y saneamiento. No es de sorprender entonces, que haya sido también uno de los dos temas que generaron mayor debate en el Segundo y Tercer Foros Mundiales del Agua, siendo el otro tema la construcción y operación de grandes presas.

Las discusiones actuales sobre la participación de los sectores público y privado muchas veces son guiadas por dogmas e intereses particulares, más que por investigaciones objetivas. Las opiniones que apoyan o rechazan la participación del sector privado están divididas, y tal parece que las necesidades de las poblaciones de los países en desarrollo en cuanto al acceso de agua potable y servicios de saneamiento han pasado a un segundo término debido a los intereses de diferentes grupos. Es por ello que las discusiones entre proponentes y oponentes en los foros internacionales se han convertido en “diálogos entre sordos”.

Debido a la controversia del tema y a la importancia del mismo, el Centro del Tercer Mundo para el Manejo del Agua, ha llevado a cabo una serie de análisis del papel del sector privado en el sector hidráulico en varios países en vías de desarrollo.

Con base en estos análisis, podemos llegar a las siguientes conclusiones:

1. Actualmente el sector privado presta servicios a aproximadamente 3-6% consumidores en zonas urbanas en los países en desarrollo. Este porcentaje puede aumentar en el futuro, pero a una tasa más lenta de lo que se había pronosticado hace algunos años. Bajo condiciones predecibles, la gran mayoría (digamos el 90%) de los consumidores domésticos seguirán recibiendo, al menos hasta el año 2020, los servicios de agua potable y saneamiento por parte de compañías pertenecientes al sector público.

2. Existen diversas formas de participación del sector privado. Estas incluyen la venta de activos al sector privado, como en el caso de Inglaterra y Gales, el manejo de concesiones durante un cierto número de años (de 3 a 60) durante los cuales se proporcionan servicios de agua potable, saneamiento y manejo de plantas de tratamiento y contratos por actividades específicas. Después de que Inglaterra y Gales vendieron todos sus activos al sector privado en 1989, ningún otro país ha seguido este modelo. Una década después de esta privatización, no existe ningún consenso sobre su impacto en los consumidores y en la calidad de los servicios. Las evaluaciones van de altamente favorables a sumamente desfavorables.

En contraste con la venta de activos, el otorgamiento de contratos de manejo al sector privado por un tiempo específico ha proliferado durante los últimos 5-7 años. Los resultados no pueden generalizarse, ya que mientras algunas concesiones han sido muy eficientes, otras han resultado un fracaso. Los resultados varían incluso dentro de un mismo país (en Marruecos, por ejemplo, Casablanca puede considerarse como un éxito, pero no Rabat), y algunas veces dentro de la misma área metropolitana (un área de Manila funciona, pero no la otra).

La eficiencia de las concesiones también ha variado con el tiempo. Por ejemplo, Buenos Aires era un buen ejemplo de participación del sector privado hasta que la severa crisis económica del país cambió las condiciones. Hasta hace poco, el concesionario tuvo que absorber 500 millones de dólares estadounidenses que había invertido en la ciudad. Es claro entonces que no hay un solo modelo de participación privada que sea adecuado para todos los casos, incluso en un mismo país, mucho menos en el mundo entero, y por tiempo indefinido.

3. Después del creciente número de concesiones que se otorgaron al sector privado para que proporcionara servicios de agua potable y saneamiento, el porcentaje de concesiones nuevas ha disminuido significativamente. Por ejemplo, en 2002, sólo se otorgaron 20 concesiones nuevas al sector privado, representando 2.8 billones de dólares estadounidenses. En 2003, esta cantidad fue muy probablemente menor. Durante 2004, hubo menos compañías privadas interesadas en invertir en los países en desarrollo en comparación con los últimos dos o tres años. Estas compañías incluso están restringiendo las nuevas inversiones y sus inversiones netas son cada vez menores.

4. La presión que representan las compañías multinacionales privadas ha dado como resultado un mejor desempeño por parte de las compañías públicas tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. Es probable entonces que el desempeño de compañías públicas mejore de manera significativa en un futuro cercano, ciertamente a una tasa más rápida que durante los últimos veinte años. Sin la “amenaza” que representa el sector privado, el sector público no habría mejorado de tal forma en un tiempo tan corto. Este es un impacto que no ha sido considerado por los estudiosos de los recursos hídricos.

5. El desempeño de las compañías públicas y privadas no puede generalizarse. Con base en la mayoría de los criterios, el mejor organismo operador en el mundo continúa siendo el de Singapur, un logro del sector público. Sin embargo, al mismo tiempo, probablemente el peor organismo operador también pertenece al sector privado. Aun con el reto que representan las compañías privadas, el desempeño de las compañías públicas ha variado mucho, siendo de excelente a pésimo. El desempeño de los organismos operadores multinacionales individuales también varía de una ciudad a la otra, e incluso a lo largo del tiempo dentro de una misma ciudad. Es decir, el desempeño del sector público no es siempre deficiente, y los logros de las compañías privadas no son siempre excelentes. Cada caso debe ser considerado con base en sus méritos y limitaciones propias, y dentro de un periodo específico. Tanto los defensores del sector privado que aseguran que el sector privado solucionará todos los problemas, como los intransigentes activistas sociales quienes aseguran que el sector privado no tiene ningún papel que jugar en el abastecimiento de servicios de agua potable y saneamiento, están en lo incorrecto. La verdad está en el medio de los argumentos extremos.

Hay muchos mitos relacionados con la actuación de los sectores público y privado, como resultado de lo cual el debate en este tema se ha polarizado y se ha vuelto cada vez más emotivo. El enfoque se ha centrado en el sector participante y no en la mejor forma en la que las necesidades de las poblaciones pueden ser cubiertas de manera eficiente y dentro de un tiempo específico.

El Centro del Tercer Mundo para el Manejo del Agua organizó en Osaka durante el Tercer Foro Mundial del Agua en marzo 2003, una sesión especial en donde autoridades mundiales del sector público y del privado, academia, bancos de desarrollo y organismos no gubernamentales, fueron invitados para discutir las experiencias actuales y alternativas futuras para la participación de los sectores público y privado en el sector hidráulico.

Análisis realizados por el Centro en el tema de participación pública-privada en el Medio Oriente y Norte de África fueron publicados en un número especial del “International Journal of Water Resources Development”.

Las evaluaciones de las experiencias en el tema en las Américas fueron publicadas por Porrúa en México bajo el título de ‘Precio del agua y Participación Pública-Privada en el Sector Hidráulico’.

Seguir leyendo

Ver lista completa »